fbpx
Porto Covo
Porto Covo
Check-In
Check-Out
Adultos
Alojamiento

PORTO COVO

Costa do Vizir Camping está situado a 5 minutos del centro de Porto Covo, un pequeño lugar situado en pleno litoral alentejano, en la Costa Vicentina. Porto Covo dista 160 km de Lisboa y es muy demandado para vacaciones y fines de semana. La arquitectura se caracteriza por sus casas blancas de franjas azules y calles que corren hacia el mar. La plaza principal, edificada por orden de Jacinto Bandeira a mediados del siglo XVIII, ostenta la influencia del trazado pombalino. Esta aldea aderezada por la sal ofrece sol, magníficas playas y una excelente gastronomía a quienes la visitan.

CONOZCA LA ALDEA DE PORTO COVO.

UNA HISTORIA VINCULADA AL MAR.

 

Desde su epicentro, tanto si nos desplazamos hacia el norte como hacia el sur, las playas se suceden unas a otras: playas de aguas tranquilas con ensenadas y pequeñas lagunas litorales donde los más pequeños pueden jugar; playas con olas; playas recortadas por las rocas y otras más agitadas por el mar. Las hay para todos los gustos y propósitos, tanto que el reconocimiento internacional no se ha hecho esperar. En 2015, la edición francesa de The Huffington Post, en su sección dedicada a los viajes y el turismo, consideró a la playa de Porto Covo como una de las 10 playas más bonitas del mundo.

Porto Covo dispone asimismo de un pequeño puerto pesquero tradicional en el que todos los días se aventuran al mar hombres audaces, en busca de los pescados y mariscos más frescos. Antes de ir a faenar pasan por el último pedazo de territorio de este lugar, la Ilha do Pessegueiro y su fuerte, que se hizo famosa entre los portugueses por la canción de Rui Veloso.

DE LA PLANICIE A LA SIERRA EN UNA ÚNICA MIRADA.

 

Los que vienen de São Torpes en dirección a Porto Covo por la carretera interior pueden apreciar la belleza de las dunas que flanquean el mar, muy bien conservadas y sin intervención humana. El escenario no estaría completo sin la contemplación de la extensa planicie de sembrados y campos de girasoles, cultivados por aquellos que decidieron no hacerse a la mar, y que dirige nuestra mirada hasta las sierras de Cercal do Alentejo, una pequeña aldea situada más hacia el interior.